18 de septiembre de 2012

Mujeres: dejar de fumar y engordar




¿Os habéis preguntado alguna vez por qué cada vez son más las mujeres fumadoras?

Según los especialistas en salud que reunió el Congreso de Tabaco que se impartió en Buenos Aires este agosto se debe a una cuestión estética. ¿Cuántas veces hemos oído que cuando dejas de fumar engordas? Pues bien por este motivo muchas mujeres se resisten al gran vicio.


En España las últimas encuestas reflejaban que una de cada tres adolescentes fuma y que por primera vez las chicas fuman más que los chicos. ¿Cómo podemos parar estas estadísticas?. Es cierto que dicen que las mujeres engordan entre dos y siete kilos después de fumar pero también es cierto que una mujer de 30 años que deja de fumar hoy puede ganar 10 años de esperanza de vida. Además, según el presidente de la Asociación Argentina de Tabacología "Cada día mueren en el mundo 2.700 mujeres a causa del tabaquismo".


¿Qué preferimos, vivir más y más sanas o vivir menos con menos salud?. Pues bien como imagino que la mayoría de nosotras queremos luchar por una vida larga y digna me he dedicado a buscar una serie de consejos que junto con mi experiencia como exfumadora quería compartir con vosotras.


Para empezar quería motivaros diciendo que es cierto que las estadísticas muestran los datos de una mayoría pero yo dejé de fumar y no engordé. También estoy de acuerdo de que no todas las situaciones en la vida son favorables para dejar de fumar y si una persona sufre estrés laboral por ejemplo no lo tendrá tan fácil como alguien que lleva una vida completamente relajada. Pero como todo en la vida ¡querer es poder! Así que os animo a que lo intentéis tantas veces como sea posible hasta que logréis vuestra vida sana.


El primer consejo es marcarse una fecha para dejar de fumar. Somos humanos y necesitamos marcarnos fechas para concienciarnos y prepararnos mentalmente.


Una vez haya decidido cuando va a ser el gran día que vas a dejar el tabaco, compártelo con tu familia y amigos. El ser humano también es orgulloso por naturaleza y a veces sólo por el hecho de cumplir con tu palabra mantienes tu firmeza.


Haz desaparecer todos tus ceniceros, mecheros, cigarrillos y restos que te puedan hacer recordar a tus momentos como fumadora.


Tal y como está ahora la situación económica te recomiendo también que hagas tus cálculos de lo que te gastas al mes en tabaco y lo que te podrías comprar con ello. Te sorprenderás de las cosas que puedes llegar a hacer, aunque fumes poco todo lo que te ganes será mejor invertido que en tabaco. Una buena manera de invertir lo que te ahorras en tabaco es apuntándote al gimnasio, ver como cada día ganas resistencia y te vuelves más enérgico es una buena manera para motivarse uno mismo y relajar la ansiedad que produce el tabaco.


Finalmente quería comentar que a para lograrlo sin desanimarte es importante saber que mientras lo intentes dejar pasarás malos ratos por los síntomas de abstinencia que produce el vicio, tendrás cambios de humor, tendrás más apetito e incluso antojos. Todo esto lo menciono para concienciarte antes de empezar e intentar combatirlo. Si no lo logras a la primera, márcate otra fecha para volverlo a intentar, habla con un médico tambien hay tratamientos para dejar de fumar pero lucha por ello y ya verás como lo logras!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada