23 de enero de 2013

La luz es vital durante el embarazo





La luz solar es una fuente de salud inagotable. A pesar de los riesgos que entraña una exposición excesiva al sol, en dosis moderadas es imprescindible. 

¿Cómo influye la luz en nuestro organismo?
Está demostrado que la luz solar contribuye a sintetizar la vitamina D, responsable de la fijación del calcio en nuestros huesos, la prevención de los resfriados, las afecciones autoinmunes y el asma. Además, protege nuestro sistema cardiovascular, regular el correcto funcionamiento del hígado y los intestinos, ayuda a controlar el peso al regular los impulsos de sed, hambre y sueño. 

La luz solar y nuestras hormonas
Aparte de todas las múltiples propiedades ya mencionadas, el sol tiene una gran incidencia en la producción hormonal del hombre y la mujer, aumentando nuestros niveles de testosterona y de progesterona, respectivamente. Al potenciar nuestra libido, las capacidades reproductivas se multiplican. 

¿Influye también en el desarrollo del feto?
Efectivamente. Todo lo indicado en los párrafos anteriores adquiere una especial relevancia durante el período gestacional. Un reciente estudio elaborado por profesionales del Centro Médico Infantil del Hospital de Cincinnati y la Universidad de California (EEUU) y publicado en la revista Nature estima que la exposición moderada a la luz durante el embarazo es vital para el desarrollo normal del ojo del feto. Así, concluyen que es necesario que un número suficiente de fotones penetre en el cuerpo de la gestante durante el último tramo del embarazo, pues estos activan una proteína llamada melanopsina. De ella depende la correcta formación de los vasos sanguíneos y las neuronas de la retina en el ojo. 

Este descubrimiento tiene una gran importancia, pues contribuirá a prevenir la incidencia de enfermedades oculares de origen vascular.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada