14 de enero de 2013

Chica busca chico: pasaporte para una mejor salud




No todo en las películas románticas está sobredimensionado. En realidad, el amor sí es tan maravilloso como nos lo venden. Y es que las relaciones de pareja son todo un parachoques contra el desarrollo de diversas enfermedades.

Mujer enamorada, mujer saludable
Según las estadísticas, el matrimonio es el estado civil más positivo para las personas. Por lo menos en lo que a cuestiones de salud se refiere, claro. Se estima que las casadas tienen alrededor de un 50% menos de riesgo de sufrir cualquier variante de demencia senil. Por el contrario, la viudedad aumenta hasta un 20% la propensión a sufrir cardiopatías severas e infartos de miocardio. Vivir en pareja es, pues, todo un seguro de vida. 

¿Por qué el amor es tan beneficioso?
Todo tiene una explicación científica. El enamoramiento libera una sustancia llamada feniletilamina. Ésta está asociada a una mayor circulación sanguínea (por eso, precisamente, nos sonrojamos en presencia de alguien especial), mejorando nuestra salud cardiovascular. Al generarse norepinefrina, sentimos una cierta sensación de vitalidad que hace crecer nuestra autoestima. Las endorfinas actúan como un protector frente a la depresión, activando el sistema inmunológico. Por último, el aumento de los niveles de estrógenos en nuestro organismo hace que la piel, el cabello y las uñas estén resplandecientes. 

¿Y el sexo?
Además de todos los beneficios ya mencionados, el hecho de mantener relaciones sexuales con cierta regularidad tiene efectos muy positivos en nuestro cuerpo. El sexo es el mejor complemento para garantizar nuestra salud física, del mismo modo que el amor garantiza nuestra salud emocional. En la mujer, la actividad sexual contribuye a regular el ciclo menstrual, fortaleciendo los músculos del suelo pélvico y protegiéndolo frente a patologías como las pérdidas de orina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada