17 de junio de 2013

¿Cómo afrontar los problemas de erección de tu pareja?


La impotencia y la eyaculación precoz son dos de las disfunciones sexuales que más afectan a los hombres. Pocos son los que se atreven a hablar abiertamente de dichos problemas, pues sobre ellos sigue pesando el estigma de la pérdida de virilidad. El temor al ridículo y la vergüenza hacen que muchos de los que las sufren se aíslen y, en lugar de buscar ayuda profesional y farmacológica, se encierren en sí mismos y entren en una espiral autodestructiva marcada por la depresión y el estrés. El impotente suele sentirse solo en su lucha. Sin embargo, olvidamos a menudo que la mujer que comparte lecho con él sufre igualmente las consecuencias de la falta de erección. Y es que la disfunción eréctil es cosa de dos.

La impotencia a ojos de la mujer
A pesar de que sea el hombre quien presente la incapacidad para alcanzar una erección, la mujer puede considerarse también como la gran víctima olvidada en este contexto. Y es que ella ve frustrada una fuente esencial de placer como es el coito vaginal. Además, todavía persiste la falsa creencia de que si él no es capaz de llevar a cabo la penetración de forma satisfactoria es porque no existe deseo por su parte. Por eso, son muchas las que se sienten frustradas y heridas al ver cómo su pareja no consigue mantener su pene erecto. Es entonces cuando comienza un conflicto a veces no declarado entre el hombre y la mujer. Él sufre por no poder mantener relaciones sexuales satisfactorias y ella, por los prejuicios que asocia a dicho problema, así como por el empeoramiento de su vida sexual. De la tolerancia y la comprensión inicial suele evolucionarse a reproches más o menos frecuentes, pudiendo desembocar en la ruptura de la pareja.

Ayudarle a superar la impotencia

Por eso, son muchos los urólogos y terapeutas sexuales que reclaman una mayor implicación de la mujer en el tratamiento de la disfunción eréctil. Al igual que para la detección y cura de otros problemas relacionados con la sexualidad masculina (tales como la eyaculación precoz o incluso el cáncer de próstata), la atención a los primeros síntomas de impotencia y la comunicación fluida puede ser muy positiva. Sobre todo en aquellos casos en los que la disfunción eréctil tiene un origen psicológico, es muy importante que el hombre se sienta comprendido y arropado por su pareja. Cambiar las rutinas sexuales puede suponer un estímulo y un revulsivo, así como analizar conjuntamente los motivos del malestar del hombre. Incluso se recomienda acudir a terapia sexual de pareja para superar la impotencia. Y si ello se revela inútil, siempre se puede optar –siempre de mutuo acuerdo- por un tratamiento farmacológico. A veces las medicinas como Viagra, Cialis o Levitra son la mejor solución para lograr que las aguas vuelvan a su cauce en el seno de la pareja. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada