7 de noviembre de 2013

Los parabenos, enemigos de la salud de nuestra piel


Las estadísticas muestran que los cosméticos son una parte muy importante de nuestra rutina diaria. Dedicamos cada vez más tiempo y dinero a seleccionar cremas, lociones y tratamientos que nos ayuden a mejorar nuestro aspecto externo. Se estima que las mujeres usan más de 5 productos diarios distintos de media, mientras que los hombres les van a la zaga. Y es precisamente el interés creciente que sentimos por la cosmética el que nos empuja a ser cada vez más exigentes no solo con sus resultados y su rendimiento, sino con sus componentes y efectos a largo plazo sobre la salud de nuestra piel y nuestro organismo en general. Por eso, no hemos dudado en declararle la guerra a los parabenos. Ríos de tinta han corrido en los últimos años en torno a este elemento. A pesar de ello, seguimos sin tener una idea demasiado clara de qué son y por qué se consideran perjudiciales. Para salir de dudas, nada mejor que dedicarles este artículo. 

¿Qué son exactamente los parabenos?
Hasta no hace mucho tiempo, no éramos ni tan siquiera conscientes de su existencia. Sin embargo, hoy en día su nombre está presente en todos los debates sobre el futuro de la cosmética. Los parabenos son, ni más ni menos, que los conservantes utilizados en esta industria. Cualquier producto elaborado necesita alguna sustancia que evite que garantice su duración por un mínimo de tiempo, permitiendo así su comercialización a gran escala. De no ser así, la acción de diversos microorganismos haría que una vez abierto perdiese eficacia casi de inmediato. Ahí entran en escena los parabenos, que figuran en las etiquetas de nuestras cremas y champúes bajo los siguientes nombres: methylparaben, propylparaben, butylparaben, benzylparaben. La Agencia Española del Medicamento se encarga de supervisar que ningún producto cosmético sea nocivo para nuestra salud, defendiendo que las bajas concentraciones de parabenos que todavía pueden encontrarse en el mercado no implican ningún riesgo. 

Los parabenos y nuestra salud
Un informe internacional bajo el nombre de "Cosmetic Ingredient Review" concluyó en 1984 que estas sustancias no son peligrosas si no alcanzan una concentración del 25%. en 2003 volvieron a revisarse sus conclusiones, reafirmándose en la teoría inicial. Sin embargo, distintas voces muestran su disconformidad con respecto a dicha valoración. No en vano, en el Journal of Applied Toxicology se recogió un estudio científico que apuntaba a una posible relación entre los parabenos y el desarrollo de ciertos tumores mamarios. Junto con los parabenos, el conservante fenol-fenil (presente en la laca) puede llegar a dañar el sistema nervioso, el hígado, el corazón, el riñón o la piel. El aluminio, hasta ahora tan común en los desodorantes, está también relacionado con el cáncer de mama y con diversas alteraciones en el ADN. Colorantes, aceites minerales, ftalatos o detergentes son poco a poco suprimidos de la industria cosmética en favor de fórmulas naturales que respeten el equilibrio de nuestra piel y nuestro organismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada