6 de marzo de 2013

Efectos secundarios de la píldora anticonceptiva




La píldora anticonceptiva es uno de los métodos para evitar embarazos no deseados más populares en la actualidad. Junto con el preservativo masculino, se ha convertido en una de las principales opciones a la hora de mantener sexo seguro. Sin embargo, no todo son ventajas en ella. También puede provocar efectos secundarios. La reciente polémica desatada en Francia en torno a la píldora Dianette o Diane 35 ha puesto el foco sobre este tema. Sepamos un poco más sobre cómo funcionan estos fármacos. 

¿Qué tipos de píldoras anticonceptivas existen?
La oferta actual es variada y las diferencias radican principalmente en el principio activo de las mismas, las dosis en las que se presenta y su posología. La más común es la llamada "píldora combinada", que contiene estrógenos y progestágenos. También está disponible la "minipíldora", que contiene exclusivamente progestágenos. Sin embargo, todas ellas se caracterizan por contener hormonas sexuales sintéticas encargadas de controlar el ciclo reproductivo. La fiabilidad de este método anticonceptivo, medida según el llamado "Índice de Pearl", es muy elevada. Sus resultados son de  entre 0,1 y 1,0 embarazos por cada 100 mujeres que siguen un tratamiento con píldoras combinadas. 

Efectos secundarios de la píldora anticonceptiva
La muerte de varias pacientes a tratamiento con píldoras hormonales en Francia durante los últimos meses ha aumentado nuestro nivel de conciencia sobre las posibles contraindicaciones de este tipo de fármacos. A pesar de que las píldoras anticonceptivas forman parte de nuestro día a día desde hace varias décadas, no siempre somos conscientes de los riesgos que conllevan. El más severo es, sin duda, el tromboembolismo venoso. La posibilidad de sufrirlo es muy baja, pero aumenta en el caso de las píldoras de tercera generación. En 2010 han visto la luz algunos estudios que estudiaban la posible relación entre la píldora anticonceptiva oral combinada y el desarrollo de distintos tipos de cáncer (como el de mama, el de cérvix o incluso el de hígado). Sin embargo, hay que subrayar que puede actuar como protector frente al cáncer de ovario y endometrio. También se ha descrito una cierta relación en casos aislados entre la reducción de la libido femenina o de la lubricación asociada a la píldora, así como cuadros de depresión. Todas las complicaciones anteriores suelen darse a largo plazo. Mucho más comunes son, sin embargo, el sangrado menstrual irregular, las náuseas, el dolor de cabeza, los mareos y la sensibilidad excesiva en los senos, los cambios de humor o los coágulos. 

En caso de presentar alguno de estos síntomas, es recomendable acudir lo antes posible al médico o al especialista. Él podrá recetar un cambio de píldora o sugerir un método anticonceptivo alternativo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada