13 de marzo de 2013

¿Por qué llora un bebé?




Una de las preocupaciones más habituales de los padres primerizos es el llanto del bebé. Por mucho que hayan leído sobre la materia y por todas las recomendaciones que las preocupadas abuelas les hayan hecho, se sienten totalmente desvalidos ante los lloros recurrentes de los recién nacidos. No cabe la posibilidad, como con niños mayores, de preguntarle directamente qué sucede, por lo que la pericia y la intuición acaban imponiéndose. 

Claves para interpretar al bebé
Desde la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en colaboración con la Universidad de Murcia, han editado un estudio sobre los lloros de los recién nacidos. Parten, tal y como recuerda el investigador Mariano Chóliz en un artículo publicado en el Spanish Journal Of Psychology, de la base de que es la única vía de comunicación que poseen para canalizar sus emociones. Para poder distinguir más claramente los matices contenidos en el llanto, los investigadores se han servido de dos parámetros de referencia: la actividad ocular y la dinámica inherente al lloro. La gestualidad del bebé, así como la intensidad del sonido varían en función de las emociones que intentan transmitir. En el caso del enfado, la fuerza del llanto tiende a ir progresivamente en aumento, mientras que para el dolor y el miedo comienza ya en el punto álgido. Cuando un bebé llora, la musculatura de su rostro está más tensa (sobre todo en la frente, las cejas, los labios, la apertura de la boca y la elevación de las mejillas). En el caso de estar enfadado, sus ojos se cierran, fijando la mirada en un punto. La boca se entreabre o abre totalmente. Y si se trata de expresar miedo, tiende a abrir mucho los ojos, con una mirada escrutadora. La cabeza se desplaza hacia atrás y el llanto llega de forma explosiva tras un aumento progresivo. El dolor se manifiesta, sin embargo, por los ojos cerrados y una gran tensión en torno a ellos. 

Detectores de llanto
Hace tan solo unos meses se daba a conocer el último ingenio aplicado a la vida cotidiana: el "Why Cry". Elaborado por el inventor Pedro Monagas, promete hasta un 95% de efectividad en la identificación de las causas del llanto infantil. Este pequeño aparato, con la apariencia de un walkie-talkie, registra para su análisis una serie de parámetros como: frecuencias temporales, intensidad, ritmo de repetición, nivel de energía, magnitud, duración del pulso, etc. Se trata de un dispositivo portátil de uso doméstico que, colocado a una cierta distancia del bebé para evitar interferencias, puede clarificar el motivo de su malestar. Según su creador, es capaz de diagnosticar si se trata de un caso de hambre, aburrimiento, incomodidad, sueño o estrés nervioso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada