3 de abril de 2013

Todo sobre la copa menstrual


¿Cuántas veces hemos escuchado a nuestras abuelas (e incluso madres) contarnos los ingeniosos recursos de los que han tenido que echar mano para preservar su higiene íntima durante la menstruación? Aunque todo eso nos quede ya un poco lejos, hay que recordar que la generalización de tampones y compresas es algo relativamente reciente. Pero, si creíamos que con ambos sistemas ya teníamos suficiente para responder a nuestras necesidades durante esos días en los que tendemos a renegar de la condición femenina, llega un nuevo artilugio. La copa menstrual es la nueva alternativa.

¿Qué es la copa menstrual?
La copa menstrual es, ni más ni menos, que un pequeño recipiente con forma de embudo que se coloca en la vagina durante la regla para recoger el flujo menstrual. Es originario de Francia y su nombre original es "Fleurcup". Se fabrica en silicona médica, un material hipoalergénico ideal para aquéllas que son alérgicas al látex, los perfumes o todo tipo de químicos y elementos artificiales usados habitualmente en los productos sanitarios. Se trata de un diseño reutilizable, pudiendo durar hasta 10 años si se siguen unas ciertas recomendaciones para su mantenimiento. 

¿Cuáles son sus ventajas?
Además de ser compatible con todo tipo de PHs íntimos, la copa menstrual tiene otros muchos puntos fuertes que hacen aconsejable su utilización. Desde el punto de vista económico, permite un ahorro sustancial frente a los dispositivos de higiene tradicionales (eso sí, tras el consabido desembolso inicial). También es positivo para el medio ambiente, ya que no genera residuos. Desde el punto estrictamente sanitario, resulta cómoda al adaptarse a cualquier tipo de flujo; previniendo infecciones y otras complicaciones (como el llamado Síndrome del shock tóxico) asociadas a los tampones, por ejemplo. Sus desventajas se reducen a las limitaciones actuales de su distribución en el mercado, así como las exigencias de su mantenimiento (con lavados frecuentes y una esterilización al final del período). 

¿Te animarías a probarla o prefieres tu método de higiene habitual?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada