6 de mayo de 2013

¿Puedo beber cerveza durante la lactancia?



Cada cierto tiempo surgen nuevas teorías sobre lo que es recomendable o no para la alimentación de una futura mamá o una lactante. A veces estas informaciones son tan contradictorias que, en lugar de servir de guía efectiva a las mujeres, no hacen más que confundirlas. Al final, acaban viéndose en una encrucijada, intentando determinar si pesan más los pros o los contras del producto en cuestión Está claro que lo mejor es seguir una dieta sana y equilibrada, rica en los nutrientes esenciales y bien cuidada. Sin embargo, en materia de bebidas la cosa cambia. Por ejemplo, ¿hasta qué punto es conveniente o no beber cerveza durante el período de lactancia?

La alimentación de la lactante: una cosa de dos
En contra de lo que muchas puedan considerar (sobre todo si son madres primerizas) la época de la lactancia no requiere ninguna planificación dietética especial. Un plan nutricional completo será más que suficiente para garantizar no solo la cantidad de leche que produce el organismo femenino para alimentar al bebé, sino también la calidad de la misma. A pesar de que el cuerpo de la mujer tiende a compensar cualquier deficiencia para que el lactante no se vea afectado, es recomendable evitar dietas radicales que puedan disminuir los aportes en nutrientes esenciales. Así estaremos transfiriéndole al bebé una buena dosis de vitaminas, minerales, etc. Además, la tarea misma de criarlo requiere energía y ¡qué mejor manera de recargar las pilas que comiendo bien!

¿Cerveza y lactancia?
Muchos pediatras y especialistas recomiendan encarecidamente suprimir o reducir al mínimo la ingesta de bebidas alcohólicas. Sin embargo, otros subrayan las cualidades que el consumo moderado de vino o cerveza puede tener para la madre lactante. De hecho, desde el servicio de Pediatría del Hospital Doctor Peset de Valencia, la doctora Pilar Codoñer ha presentado un estudio en el que defiende esta teoría. En "Efecto de la cerveza sin alcohol sobre la leche materna", explica que ésta bebida puede contribuir a ralentizar la disminución de la actividad antioxidante en la leche materna, con el beneficio consiguiente para el bebé. Además, la cerveza sin alcohol previene la oxidación celular en la mujer. De todas formas, recomienda un consumo responsable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada