15 de mayo de 2013

Todo lo que necesitas saber sobre la píldora del día siguiente




Hay ciertos medicamentos que, por lo muy presentes que están en nuestro día a día, tendemos a creer que conocemos al dedillo. Un buen ejemplo son las pastillas anticonceptivas femeninas. Quien más, quien menos ha tomado en un momento dado este tratamiento hormonal o conoce a alguna mujer en su entorno que lo haya hecho. Así, nos vemos capaces de hablar de sus efectos, su rendimiento, su nivel de seguridad o sus efectos secundarios con un aplomo que en ocasiones nos lleva a sacar conclusiones un tanto peregrinas. Los últimos meses, en plena efervescencia del debate sobre las contraindicaciones de los anticonceptivos combinados por vía oral, han servido para crear nuevos mitos en torno a este fármaco y alimentar otros ya existentes. La relación entre la píldora y el aumento de peso, los riesgos de accidente vascular, el fantasma de la infertilidad y tantas otras cuestiones se han puesto ahora de nuevo sobre la mesa. El cuestionamiento de Diane 35 nos ha hecho darnos cuenta de lo poco que realmente sabemos sobre este tema. Y si escasos son nuestros conocimientos en esta materia, podemos aventurar que más pobres serán en lo que respecta a la píldora del día después. Por eso, hoy le dedicamos un espacio en exclusiva.

¿Qué es la píldora del día siguiente?
Se trata de un medicamento anticonceptivo de emergencia que puede administrarse para evitar quedarse embarazada como consecuencia de haber mantenido relaciones sexuales sin protección o tras haber fallado el profiláctico utilizado. En contra de lo que muchos consideran (erróneamente), no se trata de una pastilla abortiva. En ningún caso servirá para detener el normal desarrollo de un feto ya gestado, por lo que no puede emplearse como sistema para interrumpir un embarazo no deseado. Su función preventiva hace que sea necesario usarla en un corto plazo tras haber practicado sexo. Dependiendo del modelo de pastilla del día después administrada, el margen de actuación irá desde las 72 a las 120 horas. Eso sí, el nivel de efectividad de la misma varía a medida que trascurre el tiempo. En España las más comercializadas son ellaOne (HRAPharma) y Levonelle (Bayer), administrables en monodosis.

Efectos secundarios de la píldora del día después
Cualquiera de las pastillas del día siguiente disponibles en el mercado cuenta en su composición con: un derivado hormonal llamado levonorgestrel, acetato de ulisprinal o mifepristona.  La dosis de estos compuestos puede provocar reacciones adversas en el organismo de la mujer, pero éstas tenderán a remitir con el paso de los días. Las náuseas, los mareos, el machado menstrual, las molestias o el dolor abdominal, así como una mayor sensación de cansancio son frecuentes. En caso de observar otras complicaciones o de que las anteriores sean persistentes, lo más aconsejable es recurrir al doctor de familia o al ginecólogo. Una información adecuada es sin duda lo más útil a la hora de hacer uso de la píldora del día después. No sigamos considerando que se trata de un simple anticonceptivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada