13 de mayo de 2013

¿Cuna o colecho? Dudas sobre dormir a un bebé


Acabas de ser mamá por primera vez y te sientes un poco perdida en tu nuevo rol. Todos los miedos que tenías en lo referente al parto y a la salud del bebé han quedado atrás, pero surgen ahora nuevas dudas. El instinto y la intuición, así como la ayuda de familiares, amigos y otros padres experimentados te servirán de guía. La alimentación del recién nacido y la interpretación del llanto son algunos de los principales rompecabezas de las nuevas madres. Aunque últimamente arrecia la polémica sobre qué hábitos adoptar a la hora de poner a dormir al bebé. ¿Es bueno dormir con él o es mejor dejarlo en la cuna desde el principio?

Dormir o no dormir con el bebé
Hasta hace un par de siglos, esta cuestión no admitía debate. El poco espacio disponible para la crianza de los hijos obligaba a menudo a los padres a compartir lecho con los más pequeños. Sin embargo, las mejoras en las condiciones de vida generales y ciertos cambios sociológicos han permitido que los niños tengan su propio espacio. Eso sí, muchos son los padres que se resisten a dejar al bebé en la cuna. Prefieren llevárselo a la cama con ellos. Las razones son variadas y de naturaleza diversa, pero los no partidarios de esta práctica también tienen mucho que decir. En medio de este intercambio de opiniones, la comunidad médica y las asociaciones de pediatras no consiguen ponerse de acuerdo. Todo depende del enfoque que se le dé al proceso de crianza del bebé, así como a la perspectiva que se adopte a la hora de entender su seguridad. 

El colecho a examen
Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria se reivindica la importancia del colecho por sus beneficios para el bienestar del bebé. Argumentan que éste, al compartir cama con sus padres, se despierta con mayor frecuencia y reduce el sueño profundo. Así estaría más protegido contra el riesgo de muerte súbita. Además, tendría un acceso directo a la madre para mamar más a menudo. Otras voces apuntan a que también se refuerzan los vínculos emocionales entre los padres y los hijos, mejorando el nivel de empatía de estos. Eso sí, en el polo opuesto se sitúan los que critican el colecho por la dependencia que crea en los niños o los riesgos de seguridad que entraña para ellos. El Grupo de Trabajo para el Estudio y Prevención de la Muerte Súbita Infantil de la Asociación Española de Pediatría (AEP) defiende este extremo. La mayoría de los profesionales de la medicina suelen mantenerse neutrales en este debate. Toca a los padres decidir. De hacerlo, las recomendaciones de la UNICEF para un colecho seguro pueden ser muy útiles. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada