27 de mayo de 2013

¿Buscas tratamientos contra el acné?



El aspecto de nuestra piel es algo muy importante. Y es que es el mejor reflejo del estado general de nuestra salud. Por mucho que nos esforcemos por ocultarlo, en ella pueden leerse desde el estrés hasta los excesos con la comida o la bebida, pasando por la sobreexposición al sol o ciertos rasgos genéticos. Además, por si lo anterior fuera poco, el acné pesa sobre nosotras como una espada de Damocles. A pesar de lo que much@s creen, esta enfermedad dérmica no es exclusiva de los adolescentes. Los adultos también la sufre, ¡y de qué manera! Puesto que en las mujeres la predisposición a desarrollar este problema de la piel es si cabe mayor, nos interesamos por las soluciones más eficaces para atajarlo. Para que el acné no nos gane la batalla.

¿Qué es exactamente el acné?
Todos conocemos las manifestaciones del acné y sus cicatrices, pero ¿sabemos realmente a qué se debe? A decir verdad, se trata de una enfermedad de las glándulas sebáceas, responsables de la producción de grasa en nuestra piel. Cuando se bloquean los folículos pilosos que las conectan con los poros, se genera un grano o espinilla. Suele producirse en áreas localizadas del cuerpo, como la cara y el torso. Y es que es en esas partes en las que se registra una mayor concentración de folículos. La intensidad de los brotes de acné es variable y puede ir de simples inflamaciones en forma de pequeñas pústulas a las lesiones pustulosas y dolorosas de su versión más grave. Las alteraciones hormonales suelen ser sus principales causantes (de ahí que se dé sobre todo en adolescentes o en mujeres, en determinadas fases del ciclo menstrual), pero también puede verse favorecido por el estrés, algunos tipos de medicamentos en incluso la sobreexposición al cloro.

Tratamientos para el acné

Aunque investigaciones recientes han servido para desmitificar algunas teorías sobre la relación entre la dieta y el desarrollo del acné, sí es cierto que determinados alimentos, si bien no provocan esta infección de la piel, tienden a agravarla. Por eso, es muy importante evitar en la medida de lo posible productos como el chocolate o los fritos, que aumentan las secreciones sebáceas en nuestro organismo. Además de medidas preventivas, el acné puede combatirse con fármacos de uso tópico, antibióticos y otros tratamientos complementarios (como exfoliaciones, rayos láser, fototerapia, etc.). Las cremas específicas a base de retinoides o antibióticos sirven para combatir las bacterias causantes de esta enfermedad. Son eficaces a medio plazo, mejorando el aspecto de la piel. Los medicamentos tópicos para el acné tienen también su versión oral, a la que se añaden tratamientos hormonales. De hecho, la píldora anticonceptiva Diane 35 de Bayer se usa en la actualidad para curar y prevenir este tipo de patología dérmica de origen androgénico. Una exposición moderada al sol puede ser muy positiva, al igual que usar un jabón antiséptico para lavar la piel y cosméticos no grasos. ¡Todo sea por mejorar el aspecto de nuestra piel!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada