4 de septiembre de 2013

El método TRX: lo último para estar en forma


Si eres una de las muchas que navegan por la Red en busca de las últimas tendencias en fitness y nutrición, seguro que habrás oído hablar del llamado método TRX. Aunque es toda una novedad en España y todavía no cuenta con demasiada difusión, está haciendo furor en todo el mundo. Celebrities como Bar Refaeli o Pau Gasol se han declarado fieles seguidoras de esta disciplina y su ejemplo parece que está cundiendo. ¡No seas la última en apuntarte al TRX! Descubre ya en qué consiste y ponte a practicarlo. Te garantizamos que no podrás -ni querrás- dejarlo…

¿De dónde viene el método TRX?
Lo más nuevo para ponerse a punto es el método TRX, definido como un entrenamiento en suspensión. La clave de este sistema pasa por aprovechar el propio peso corporal a la hora de ejercitarse. Si hasta ahora los quilos de más constituían un lastre para la práctica de actividades físicas, el TRX permite sacarle rendimiento. Los artífices de esta novedad son los soldados que integran el cuerpo de los Navy SEAL, una fuerza destinada a operaciones especiales dentro del ejército estadounidense. Uno de ellos, Randy Hetrick, decidió echar mano de un simple cinturón de paracaídas y unas herramientas para reparar lanchas para idear un aparato con cuerdas y cinchas que sirviese para trabajar la musculatura empleando simplemente la propia resistencia del peso corporal. El éxito cosechado hizo que patentara el sistema bajo la marca registrada TRX. El salto al resto del mundo no se ha hecho esperar.

Beneficios del TRX
En entrenamiento de suspensión con TRX es un sistema polivalente. Es apto tanto para personas que desean aumentar su potencia muscular como para aquéllas que buscan un ejercicio que complemente su rutina aeróbica habitual. Y es que el TRX puede practicarse solo o en combinación con disciplinas tan diversas como el running, la natación, el ciclismo o el patinaje, entre otras. Además, es compatible con elementos como las bandas elásticas, el fitball o el bosu. Las posibilidades que ofrece el sistema de autocarga son infinitas, por lo que te ayudará a combatir la monotonía del gimnasio. Podrás hacer sentadillas, flexiones, trabajar dorsales, abdominales, bíceps, etc. En realidad, dependerá de tu imaginación y necesidades. También puedes echar mano de algunos de los múltiples tutoriales que encontrarás en Internet o de los manuales correspondientes. Lo mejor del TRX es que no requiere una condición física previa determinada. Cualquier persona puede apuntarse a él y empezar a practicarlo desde la base. Eso sí, nunca está de más contar con el asesoramiento de un entrenador profesional. Él sabrá planear las sesiones y dirigir la progresión en la intensidad de los ejercicios. Así evitarás el riesgo de lesión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada