18 de septiembre de 2013

La piña y sus propiedades diuréticas


El otoño es una etapa de transición. Tras el verano y sus excesos (o rigores) y antes de la llegada de la pereza invernal, solemos hacer firme propósito de cuidarnos más. Las dietas de la primavera han quedado atrás en el tiempo y han dado paso a nuevas preocupaciones ante la amenaza de michelines incipentes. De poco sirve lamentarse por las noches de terrazas y los aperitivos con los amigos. Es momento de recuperar el control sobre nuestra figura y plantearse un final del verano de lo más saludable. Para ello, nunca está de más echar mano de algún alimento que nos sirva de estímulo. Entre los diversos productos especialmente indicados para una dieta de adelgazamiento se encuentran aquéllos que tienen propiedades diuréticas. La piña está considerada la fruta estrella, pero ¿es realmente tan eficaz? Lo descubrimos a continuación.

Cualidades nutricionales de la piña
Dulce, refrescante, exótica y asequible: la piña tiene cuenta con muchos puntos a la hora de convertirse en nuestro postre u aperitivo favorito. De hecho, se dice de ella que es una de las frutas tropicales más finas y exquisitas que existen. A pesar de que no siempre sea sencillo elegir la más adecuada (su punto exacto de maduración  pone a prueba nuestras cualidades como observadores), es rica en nutrientes esenciales. Así, contiene una amplia gama de vitaminas entre las que se encuentran la A, C, K, B6 y B9. Además, tiene sodio, potasio, calcio, magnesio, manganeso e hierro. Pero eso no es todo: la piña es baja en carbohidratos y calorías, contiene un alto nivel de fibra y bromelina (enzimas con efectos antiinflamatorios). 

Dieta de la piña
A pesar de que la piña por sí sola no es suficiente para ayudarnos a controlar nuestro peso, sin duda puede ser una aliada excepcional. Y es que esta fruta deliciosa es un excelente aliado del proceso digestivo. Eso sí, está lejos de poseer el tan publicitado efecto quemagrasa que algunos se han esforzado en atribuirle. Desde el punto de vista dietético, la piña es interesante por su alto contenido en agua y fibra. Gracias a ellos posee un efecto saciante y diurético que contribuye a potenciar los resultados obtenidos con una dieta para adelgazar. Por otra parte, su aporte de bromelina mejora el procesado de los alimentos, mejorando su absorción en el organismo. De todas formas, hay que recordar que la piña no es en ningún caso un producto milagroso y que no se debe confiar en exclusiva en sus cualidades adelgazantes. No posee el mencionado efecto quemagrasa, por lo que no sirve para movilizar las reservas de grasas en el organismo. Nada mejor que incluirla en nuestra dieta semanal, pero no en detrimento de otros muchos nutrientes igualmente interesantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada