11 de septiembre de 2013

¡Engánchate al "power walking"!


Hacer ejercicio es el complemento ideal para mantenernos en forma. Un poco de actividad física regular, acompañada de una dieta saludable, es el ingrediente básico para que nuestro cuerpo luzca mejor que nunca. Calzarnos las zapatillas deportivas y comernos el gimnasio suele ser el objetivo más recurrente en nuestras listas de buenos propósitos anuales. Sin embargo, la pereza y la monotonía de las rutinas hacen que muchas veces perdamos nuestra determinación a las primeras de cambio. Para luchar contra eso, llega ahora el power walking. Si todavía no lo conoces, lee ya este artículo y ponte al día sobre esta revolucionaria nueva forma de practicar fitness. ¡Te sorprenderá por su sencillez y eficacia!

Los orígenes del power walking 
A lo largo del día hacemos decenas de desplazamientos, recorriendo distancias cortas o largas. Dichos movimientos naturales podrían constituir un gran ejercicio si no fuese porque, en general, preferimos echar mano de los transportes públicos o privados. Caminar es una actividad en vías de extinción, pues exige una inversión preciosa de tiempo del que a menudo creemos que no disponemos. Los especialistas subrayan sin embargo la necesidad de recuperar ese saludable hábito, básico y al alcance de todos más allá de la condición física particular. Para demostrarlo, el placer de caminar ha sido elevado a la categoría de deporte. Y es que en él se inspira una nueva disciplina que promete causar furor: el power walking. Frente al running y las agotadoras carreras que tantas veces nos han recomendado para mantener a raya nuestro peso, esta peculiar opción plantea un programa bastante más relajante. No en vano se considera que andar es una de las mejores maneras de ponerse en forma y adelgazar. 

El poder de una buena caminata
El power walking es todo un aliciente para intentar mantenernos activos sin demasiado esfuerzo. Eso sí, no debemos caer en el error de pensar que esta modalidad de caminatas suponen salir simplemente a dar un paseo por el parque. Debemos alcanzar un ritmo medio-alto adecuado a nosotros y que nos permita llegar a quemar las mismas calorías que si estuviésemos corriendo. Una de las grandes ventajas del power walking es que puede adaptarse a distintos escenarios. Ahora que el otoño está a la vuelta de la esquina, nunca está de más buscar recursos que nos permitan seguir ejercitándonos aunque no podamos hacerlo al aire libre. Así, esta forma de fitness puede practicarse tanto en gimnasios como en exteriores. En el primer caso, hablaremos de indoor walking. Un instructor personal guiará el entrenamiento. Los beneficios del power walking son múltiples: disminuye la tensión arterial y regula los niveles de colesterol, mejora el sistema inmunitario y protege el corazón. ¡Pásate al power walking y tendrás una salud de hierro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada