25 de septiembre de 2013

¿El chocolate realmente nos provoca acné?


El mundo de la alimentación está lleno de mitos y teorías de lo más diverso que no siempre cuentan con una base de realidad. A pesar de ello, el boca a boca hace que se transmitan y se propaguen, adquiriendo una falsa apariencia de verdad científica. A esta peculiar categoría pertenecen muchas de las consideraciones que se han hecho durante décadas sobre el chocolate y sus propiedades nutricionales. Y es que ese oscuro objeto de deseo que nos hace la boca agua y endulza nuestras sobremesas ha sido relegado a un puesto marginal en nuestra alimentación. Ello se debe sobre todo a su aporte calórico, así como a su contenido en azúcares. Pero no solo nos preocupa los efectos que el chocolate pueda tener sobre nuestra figura. Lo que en realidad nos inquieta es la posibilidad de que este producto pueda provocarnos brotes de acné. No en vano, existe la idea generalizada de que los problemas dérmicos son la principal señal externa de un consumo excesivo de chocolate. Veamos qué hay de cierto en esta teoría. 

El chocolate y sus propiedades
En el mercado existen muchas variantes de chocolate. Desde el puro y amargo al chocolate con leche, pasando por todas las formas y recetas imaginables. Mezclado con otros sabores y texturas, en tabletas o elaborado, constituye una verdadera tentación para los sentidos. En realidad -y a pesar de lo que los prejuicios puedan indicarnos- el chocolate en su estado puro es uno de los alimentos más recomendables que tenemos a nuestro alcance. De hecho, la civilización azteca hizo del cacao uno de sus productos más importantes, usándolo incluso como remedio para diversas enfermedades. Diversos estudios confirman que funciona como estimulante gracias a su contenido en teobromina, fenetilamina o cafeína. Una dosis moderada de chocolate puede ayudarnos, pues, a mejorar nuestro nivel de atención y mantenernos activos. Además, es un excelente antioxidante y un reductor natural de la presión arterial. Gracias a su aporte de serotonina, nos protege de la depresión y aumenta nuestra libido. 

¿Por qué demonizamos al chocolate?
Si bien es cierto que el chocolate tiene numerosas cualidades positivas para nuestra salud general, no lo es menos que su exceso puede conllevar también riesgos. Entre ellos, sin embargo, no se encuentra en principio el acné. Hasta no hace mucho, los dermatólogos insistían en la necesidad de eliminarlo de la dieta en el caso de padecer problemas cutáneos. Y es que se consideraba que las personas que padecían acné eran intolerantes a la glucosa. Desmontada esta teoría, hay que puntualizar que el chocolate no es en absoluto el responsable de la aparición de brotes de acné. De hecho, se ha demostrado que una alimentación baja en carbohidratos puede contribuir notablemente a mejorar el aspecto de la piel enferma. Una gran noticia para los amantes del chocolate, pues en su versión pura el aporte de los mismos es alta, mientras que la dosis de azúcar es mínima. Eso sí, no conviene abusar de él. Al fin y al cabo, la salud está en el equilibrio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada