22 de octubre de 2013

¿Cómo combatir el síndrome premenstrual?


La menstruación, por mucho que sea una fase biológica natural y necesaria en la mujer, no siempre es bien recibida. Y es que son muchas las que sufren molestias en los días previos a su llegada. El síndrome premenstrual puede convertirse en algunos casos en una verdadera pesadilla, condicionando el día a día de quienes lo padecen y alterando su rutina. Frente a ello, solo caben dos opciones: resignarse y esperar con paciencia a que los síntomas remitan o combatirlos de forma eficaz. No dejes que el malestar premenstrual te frene y descubre ya cómo hacerle frente en tan solo unos simples pasos.

El síndrome premenstrual: definición
Sus causas son difusas, pero las consecuencias son reconocidas y evidentes. Las alteraciones hormonales que sufre el organismo femenino durante el ciclo menstrual se dejan sentir tanto en el plano emocional como en el físico. Así, no es raro que muchas mujeres se quejen de diversas molestias una vez al mes. Por si ello fuera poco, el estrés y los problemas emocionales pueden influir negativamente en ellas, haciéndolas más intensas. Los síntomas más frecuentes del síndrome premenstrual son: el acné, la hinchazón y la mayor sensibilidad de los pechos, el cansancio sin motivo aparente, los problemas para dormir, los problemas estomacales, el dolor de cabeza y/ o de espalda, las molestias musculares o de las articulaciones, la falta de concentración, los cambios de humor (irritabilidad, apatía, tensión, etc.), ansiedad o depresión. Las estadísticas demuestran que el síndrome premenstrual afecta a hasta un 85% de las mujeres en edad fértil. Normalmente no suele ser demasiado intenso y no requiere tratamiento o puede solucionarse con un simple analgésico. Sin embargo, se estima que 3 de cada 8 mujeres sufren una versión más severa llamada trastorno disfórico premenstrual que exige otro tipo de medidas. 

Líbrate del síndrome premenstrual
Cada mujer es un mundo, por lo que los remedios para el síndrome premenstrual dependerán mucho de las circunstancias propias. En general se recomienda seguir algunas simples pautas como: 
- Tomar algún suplemento vitamínico que nos dé una dosis extra de ácido fólico y vitamina D
- Hacer ejercicio de forma regular
- Vigilar la dieta, incluyendo en ella frutas, verduras y cereales integrales en abundancia
- Reducir los niveles de sal, azúcar, cafeína y alcohol 
- Descansar lo máximo posible, intentando dormir las 8 horas de rigor cada noche
- No fumar
- Buscar formas de entretenimiento que nos ayuden a liberar el estrés. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada