1 de octubre de 2013

Alimentos que debes evitar en una dieta saludable


Nuestras elecciones en materia de alimentación tienen repercusiones directas en nuestro estado de salud. Si bien es cierto que somos lo que comemos, también está en nuestra mano cambiar nuestra dieta y pasarnos a un plan de nutrición equilibrado y saludable. Sin duda, nuestro organismo nos lo agradecerá y veremos cómo mejora no solo nuestro estado físico general, sino también nuestro ánimo. Eso sí, no siempre es sencillo saber cuáles son los productos más adecuados a la hora de conseguirlo. Toda nuestra determinación puede venirse abajo a causa de una mala elección a la hora de realizar la compra. Y es que estudios recientes demuestran que éste es un factor determinante en la calidad de vida, así como en la longevidad de las personas. Cuidemos la calidad nutricional siguiendo algunas simples recomendaciones. 

Tacha de tu lista de la compra
-Alimentos envasados. A pesar de que sean muy prácticos y nos ahorren mucho tiempo y esfuerzo a la hora de cocinar, no debemos caer en la tentación de abusar de los productos envasados y de los procesados. No en vano, se encuentran a la cabeza de los alimentos más perjudiciales para la salud.  Los preparados cárnicos, por ejemplo, contienen bisfenol A, un compuesto orgánico que evita que la materia prima se degrade. 
- Margarina. Mientras los especialistas se esfuerzan por inculcarnos que el aceite de oliva es la clave de la alimentación sana, el consumo de margarina y mantequilla no disminuye. Las grasas hidrogenadas contenidas en la primera hacen que se vea relegada a la lista de los productos que hay que evitar a causa de los riesgos que conlleva para la salud.
- Patatas fritas de bolsa. Ricas en sabor, pero también en grasas y calorías, las patatas fritas no pueden faltar en el ranking de los alimentos menos recomendables. No solo son perjudiciales para nuestra línea, sino también para nuestro organismo. Especialmente malas son las variantes que añaden aromatizantes, pues a las sales añaden un alto contenido en sustancias químicas que son las que crean el sabor. 
- Bebidas gaseosas. Por muy refrescantes que nos resulten, este tipo de productos no deja de ser una tentación que debemos evitar. Los refrescos tienen un porcentaje muy elevado de azúcares y un consumo excesivo puede provocar desarreglos en nuestro organismo, desde problemas de estómago a prediabetes. 
- Salsas saladas y dulces. ¿Cuántas veces no habremos echado mano de salsas preparadas para aderezar nuestros platos? Hay que tener cuidado con el abuso de las mimas, pues está demostrado que para conservar su gusto y consistencia incorporan aditivos perjudiciales para nuestra salud. 

Pero, por otra parte…
también hay un número importante de productos a nuestro alcance que son de lo más recomendable en una dieta equilibrada. La fruta, por ejemplo, cumple con numerosas funciones. Saciante, rica en diversas vitaminas y con un bajo aporte calórico, no debería faltar en nuestras mesas. En general, se recomienda recurrir a alimentos de temporada, aprovechando siempre sus propiedades en la estación correspondiente. ¿Has hecho ya la lista de la compra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada