26 de agosto de 2013

Ponte en forma con los abdominales hipopresivos




Septiembre es un mes marcado en  rojo en nuestro calendario. Tras haber disfrutado de unas merecidas vacaciones, la vuelta al trabajo y a la monotonía de la rutina amenaza con pasarnos factura. No dejes que a ello se una la preocupación de ver cómo los pequeños placeres veraniegos han dejado una huella profunda en ti –y no precisamente en tu memoria-. Si te has excedido con las tapas del chiringuito y no has querido renunciar a los cócteles nocturnos, no te preocupes. Ahora puedes recuperar tu forma de un modo sencillo y dinámico gracias a las tablas de ejercicios que arrasan en este momento. ¿Todavía no has oído hablar de los abdominales hipopresivos? No seas la última en conocerlos y lee ya el siguiente artículo. Acabarás enganchada… o no.

Sacándole partido a los abdominales
Dentro de los ejercicios más básicos y recurrentes en los programas de ejercicio, ya sea en el gimnasio o en casa, no suelen faltar los abdominales. Todas soñamos con un vientre plano y tonificado, trabajado en su justa medida. A pesar de que dejamos la obsesión por el six-pack para ellos, nos encanta la idea de lucir un cropped top tan de moda con la cabeza bien alta. Por eso, solemos poner mayor énfasis en definir esa zona. En contra de lo que muchas puedan creer, no existe una única modalidad de ejercicios abdominales. La imagen que nos hacemos de ellos coincide en general con la versión clásica, que consiste en tumbarse en el suelo y, con las  rodillas flexionadas, incorporarse a media altura. A eso habría que añadir los llamados abdominales isométricos, bastante menos populares. En posición de tabla o puente, se apoyan los antebrazos en el suelo y se flexiona. A medio camino entre un tipo y otro se sitúan los abdominales hipopresivos. Ideados hace más de dos décadas por Marcel Caufriez, trabajan directamente sobre la musculatura pélvica y el diafragma. Ejecutando diferentes posturas, se trataría de practicar apneas de forma repetida, notando cómo esa membrana se eleva al inspirar el aire. A priori, la mecánica parece sencilla. Sin embargo, es necesario un gran nivel de concentración para controlar el ritmo de respiración y sacarle el máximo rendimiento a los abdominales hipopresivos.

Pros y contras de los abdominales hipopresivos
La ventaja principal de esta modalidad de abdominales es que sirve para afinar la cintura, reduciendo el contorno en lugar de marcar simplemente el vientre (como suele suceder en las clásicas). Además, tienen un impacto cero en la región lumbar, por lo que son adecuadas para cualquier persona. Otro punto positivo es que ayudan a corregir la postura, previniendo así los problemas de espalda. Los hipopresivos abarcan el abdomen en su conjunto, trabajando los abdominales profundos o, lo que es lo mismo, el llamado transverso del abdomen. Y, por si fuera poco, algunos especialistas recomiendan este ejercicio para reforzar el suelo pélvico y recuperar la forma tras el parto. Sin embargo, y a pesar de todo ello, los abdominales hipopresivos reciben también críticas. Como cualquier otra tendencia en el fitness actual, cuenta con detractores. Según ellos, los beneficios de esta práctica no están avalados por evidencias científicas, por lo que consideran contraproducente abandonar los abdominales clásicos en favor de estos. ¿Te animas a hacer la prueba?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada