22 de julio de 2013

¿Cómo combatir la caída del cabello?


El cabello es una de las mayores señas de identidad de la persona. El corte de pelo, el color de éste o su tipo se convierten en toda una marca característica que nos diferencia del resto. Melenas largas o cortes estilo "bob", rizado o liso, pelirrojo, rubio o castaño;  el cabello nos confiere personalidad y nos permite adaptar nuestra estética a modas y gustos propios. Los tintes y los instrumentos de peluquería adaptados para el uso doméstico nos permiten jugar cada vez más con nuestra faceta más coqueta. Sin embargo, no hay que abusar de ellos. Y es que,  no en vano, aumentan cada vez más los casos de calvicie femenina. Sin llegar a tales extremos, hoy nos interesamos por cómo fortalecer nuestro cabello y frenar su caída. 

¿Por qué se cae el cabello?
La alopecia, calvicie o pérdida anormal del cabello es uno de los problemas de salud menos tenido en cuenta. Normalmente, tiende a reducirse a la categoría de mal de orden puramente estético. Hay que pensar, sin embargo, que la caída del pelo continua no es un proceso normal y suele estar íntimamente relacionado con alguna otra patología subyacente. Su manifestación más común es la llamada alopecia androgénica, causada por la acción de las hormonas masculinas (andrógenos) sobre el folículo piloso. Poco a poco, éste va miniaturizándose hasta desaparecer. Además de un origen genético, la calvicie puede estar provocada por causas de muy diversa naturaleza, desde enfermedades cutáneas a determinados condicionantes psicológicos.  

Pérdida de cabello en la mujer
Estamos acostumbrados a asociar la alopecia con los hombres. Sin embargo, también puede darse en mujeres. Suele ser más frecuente conforme nos vamos haciendo mayores, debido, sobre todo, a las alteraciones en los niveles hormonales. La bajada de los estrógenos, hormona femenina por excelencia, deriva en desarreglos que pueden predisponer a la mujer a una mayor pérdida de cabello. A otras edades, es común como resultado del embarazo, la herencia genética, tratamientos capilares agresivos, el estrés o la medicación, por ejemplo. Para evitar que vaya en aumento y mejorar el aspecto del pelo, existen soluciones eficaces. Las extensiones de cabello suelen ser la primera opción para muchas mujeres. Al ser su resultado mucho más natural que una peluca tradicional, permite recuperar la autoestima perdida. Eso sí, es importante ponerse en manos de un profesional de la estética a la hora de colocarlas. Algunos tratamientos o remedios naturales pueden tener una cierta eficacia también. Tal es el caso de los masajes para estimular la circulación sanguínea del cuero cabelludo. También pueden aplicarse de forma tópica algunos aceites y hierbas que sirven para abrir folículos cerrados y estimular la producción de cabello. Eso sí, su éxito varía en función de las características personales. La opción más radical es la cirugía. El trasplante de pelo se realiza mediante injertos en las áreas donde éste aparece reareado. Una dieta equilibrada y un ritmo de vida lo más libre de estrés posible son sin duda las claves para conservar un pelo bonito y abundante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada