29 de julio de 2013

¡Pásate al fitness en casa!


El verano aumenta nuestra preocupación por mantenernos en buena forma y cuidar nuestro cuerpo. Para blindarnos frente a las enfermedades, nada mejor que practicar ejercicio físico de forma regular. Ya sea con el objetivo de perder esos quilos de más que creemos que nos sobran o, simplemente, para no dejarnos llevar por la inercia de la vida sedentaria, llevar a cabo una actividad deportiva es siempre recomendable. Hay tantas disciplinas y modalidades que resulta difícil no encontrar una que se adapte perfectamente a nuestras necesidades y gustos. Aunque los deportes mayoritarios sigan siendo los más populares, cada vez cuentan con más seguidores otras disciplinas como el yoga, el pilates o el fitness. Descubramos los secretos de este último. 

Ponerse a punto con el fitness
Una buena condición física no pasa solamente por machacarnos en el gimnasio. De hecho, muchas de las rutinas que solemos practicar en él pueden adaptarse a otros espacios. ¿Por qué no hacer más ejercicio en casa? Para ello, solo necesitaremos adaptar los aparatos de fitness a nuestras circunstancias. Son ya muchas las marcas que incluyen en su catálogo máquinas específicamente diseñadas para el trabajo físico a domicilio. Gracias a dichos recursos, podemos disfrutar de los beneficios del fitness con total flexibilidad de horarios y marcándonos nuestros propios objetivos. 

Prepararse para el fitness casero
Para sacarle el máximo rendimiento al ejercicio físico, no solo se necesita fuerza de voluntad y continuidad, sino una equipación adecuada. Del mismo modo que no se nos ocurre ir a un ceremonia de gala vestidas con zapatillas deportivas, no deberíamos ponernos a practicar fitness con ropa de calle. Las camisetas confeccionadas en materiales como la gasa, el supplex o la poliamida suelen ser las más recomendables. Generalmente se opta por diseños sin mangas para permitir una mayor comodidad en los movimientos. Los pantalones elásticos cumplen también con esa misma función. En los últimos años también se ha popularizado un calzado especial llamado fitness step y que tiene por función no solo mejorar nuestra pisada, sino potenciar el ejercicio que naturalmente realizamos al desplazarnos. En casa podemos montarnos nuestro propio equipo de fitness gracias a las mancuernas o kettlebells, las esterillas, cintas y balones de pilates o incluso algún aparato electroestimulador que potencie los resultados cosechados. ¡Nunca la actividad física había sido tan gratificante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada